Sobre la Tortilla Francesa

En los últimos días, en al menos un par de ocasiones habéis hecho referencia a “la tortilla francesa“. Quizá explicar el contexto, o el cómo, a personas extra-aula-de-francés, pueda parecerles un tanto raro. Pero que le vamos a hacer, en clase nos entra siempre un hambre voraz.

Por ese motivo, qué tal si conocemos un poco más la historia de esta simple mezcla de huevo, sal y aceite (o mantequilla, según los gustos).


La denominación de Tortilla Francesa nada tiene que ver con el origen de dicho plato. En realidad, su origen está en nuestro país. España, por entonces se encontraba en medio de la “Guerra de la Independencia” (1808-1814), y que cómo tal vez os hayan explicado o conoceréis, surgió por la ambición de Napoleón I, emperador francés, de instaurar en el trono español a su hermano José Bonaparte, en lugar de Fernando VII. Dato, que tiene su punto de partida para nuestro plato en cuestión.

Como ocurre en cualquier guerra, los alimentos empezaron a excasear. Entre ellos se encontraba la patata, que como bien sabéis (expertos cocineros) es uno de los principales ingredientes para la exquisita Tortilla Española. Ante esa situación, se eliminó dicho tubérculo, y la tortilla (u omelette en francés) resultante, un poco escasa y ridícula para el pueblo llano, comenzó a conocerse como, Tortilla Francesa. Por si fuese necesario añadir algo sobre el nombre, digamos, que en ese momento ser francés, no era sinónimo de “que buen tipo y colega”.

Es a partir de entonces que este tipo de tortilla se le conoce con este nombre. Aunque, en francés, sólo se denomina “omelette”.

N.A.: Por lo tanto J.G.L. siento tener que rectificar este dato en tu magnífico relato.

Y por si alguno de vosotros aún no sabe hacer “une omelette”, siga las instrucciones:

* Para mi gusto, se pasa un poco con la sal.

2 comentarios el “Sobre la Tortilla Francesa

  1. German dice:

    Eso del video, más que una tortilla francesa parece un revuelto de huevos con champiñones y setas, con un kilo de sal y otro kilo de pimienta. Jodo, pero si en la sartén no se podía mover naaada, jajaja.

  2. vicentecamarasa dice:

    No sé hasta qué punto será cierto, pero parece ser que la receta de tortilla a la francesa y otros tantos platos galos provienen de un recetario de cocina de los monjes del Convento de Alcántara (Cáceres), robados durante la Guerra de Independencia por las tropas francesas.
    Vicente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s